fbpx
We’ re On Instagram:
Image Alt

Volupt Art

Claves para entender qué son las criptomonedas NFT

¿Estarías dispuesto a pagar una cantidad exorbitante por un bien digital que no vas a tener físicamente? El auge de los NFTs, como la última moda de la tecnología, nos lleva a plantearnos esta pregunta.

Para comenzar, debemos explicar que el NFT es un nuevo prototipo de criptoactivo en apogeo entre coleccionistas de arte y gente con altísimo poder adquisitivo, creado por la joven estrella de música electrónica Justin Blau, conocido en el mundo artístico como 3LAU.

¿Cómo surgió la idea?

El estudiante de Economía y Finanzas en la Universidad de Washington que abandonó sus estudios por la música, comenzó a apasionarse con el tema de las criptomonedas cuando escuchó hablar de ellas a Cameron y Tyler Winklevoss, compañeros de Zuckerberg en Harvard. Pero sería hasta el 2020 cuando Blau preocupado por los efectos económicos de la pandemia en el mundo musical, cancelación de giras principalmente, se decidiera a emprender con la venta de NFTs.

En septiembre de ese mismo año recaudó 23,000 dólares de tokens, vinculados a animaciones de video realizadas por el artista Slime Sunday superpuestas con nueva música de 3LAU. A partir de ahí, más músicos comenzaron a vender sus creaciones como NFTs, encontrando como una gran ventaja que la operación se realizaba directamente con el escucha sin necesidad de un intermediario.

3LAU. -imagen vía Soundcloud

¿Qué son las criptomonedas?

Los criptoactivos, conocidos también como criptomonedas o bitcoin, son las monedas virtuales o dinero digital que comenzaron a operar en 2009 como medio digital de intercambio que utiliza criptografía fuerte para asegurar las transacciones. Son un formato de archivo electrónico basado en tecnología blockchain.

Cada bloque tiene una copia que certifica la cadena de movimientos, sobre esto  se basa la operación tanto de los bitcoin como de los NFTs. Sin embargo, mientras los bitcoins son activos fungibles que pueden intercambiarse fácilmente como hacemos con el dinero, los NFTs (token no fungible) tienen propiedades únicas y no pueden ser intercambiados, son como una obra de arte pongamos como ejemplo La noche estrellada de Van Gogh: tiene un valor único que no puede compararse con algún otro.

Otra diferencia es que aunque todos los bitcoins o monedas digitales tienen el mismo valor, los NFTs acumulan su valor de forma independiente y en eso radica que sea un activo popular para los artistas que quieren monetizar sus creaciones digitales o realizar series limitadas para el consumo de coleccionistas. Esto se debe a que una NFT tiene información complementaria que permite asignarle una representación de algo físico o digital. 

Bitcoin. Imagen de Richard Patterson vía Flickr
Bitcoin. Imagen de Richard Patterson vía Flickr

La nueva opción digital para coleccionistas

Podemos decir entonces, que mientras que el bitcoin es una respuesta digital a las divisas, el NFT lo es a las piezas de colección por ser un activo que no puede imitarse en el mundo digital, que puede ser comprado y vendido como cualquier objeto pero sin ser tangible. El NFT en pocas palabras funciona como un certificado de autenticidad digital. Ante el auge de las divisas digitales el mundo del arte no podía quedarse ajeno y dejar pasar la oportunidad que se presentaba. Con los NFT el arte puede ser tokenizado para crear un certificado digital de propiedad, ese documento es el que puede ser comprado y vendido y la ventaja es que este registro no puede ser falsificado lo que garantiza la autenticidad de la pieza. Tokenizar significa crear los NFTs de tu obra, esto es registrar los datos que la identifican, como el nombre del autor, el año en que fue creada la obra, la clasificación, el costo estimado y toda la información que permita identificarla fielmente y darle legitimidad.

Bitcoin. Imagen de Jorge Franganillo
Bitcoin. Imagen de Jorge Franganillo

Pero no sólo en el mundo del arte o de la música ha ganado terreno esta tecnología, en el ámbito deportivo, por ejemplo, la NBA está utilizando los NFTs para comercializar artículos exclusivos para coleccionistas e incluso entradas, y hasta Tom Brady proyecta abrir una plataforma para vender contenido digital de deportistas, cultura pop y entretenimiento. Incluso los desarrolladores de videojuegos pretenden con los NFTs añadir un nuevo nivel de propiedad a los mismos, más allá de los elementos que se adquieren cuando se compran con dinero convencional.

Los expertos consideran que el potencial que tienen los NFTs es que abren la puerta a la réplica de bienes digitales con certificado de autenticidad que pueden ser usados como moneda de cambio o como inversión pero también, hacer crecer el consumo de contenido audiovisual pero con un sentido más de coleccionista.

El NFT y arte digital

La era del internet está cambiando radicalmente el significado de lo que conocemos como una pieza de arte y también, la manera de comercializarla. Ahora las galerías de arte digital o los marketplace son quienes se encargan de vender estas obras digitales, pero el papel de los artistas en este proceso es cada vez más activo. Ellos tienen que hacer labor, a través de las redes sociales, para conseguir seguidores y entrar en este circuito en donde la responsabilidad de la venta es un poco más su responsabilidad. El proceso es el siguiente: en el caso de las galerías ellas se ponen en contacto con el artista del que desean vender obra. En los marketplaces la postulación la hace el mismo artista por medio del llenado de un formulario, el envío de su trabajo y posteriormente tiene que esperar a ser contactado. En ambos casos el artista tiene que pagar por la tokenización de su obra, correr con los gastos que implica generar el NFT. El costo oscila entre los 40 y los 120 dólares dependiendo de diversas circunstancias. Tanto las galerías como los marketplaces trabajan con criptomonedas como etherum o polkadot.

Cryptoart. Imagen vía Artland

Asombroso o descabellado, lo cierto es que el fenómeno de los NFTs va en ascenso. Solamente en un año, de 2019 a 2020, hubo un incremento en la recaudación por la venta de este segmento del 300%. Blommberg, empresa fundada en Nueva York y dedicada a ofrecer servicios de información financiera, afirma que esta demanda es resultado del difícil año que se vivió por la pandemia y que impulsó las ventas por internet, las plataformas, las redes e incluso las subastas en medios digitales. Todo, resultado del avance tecnológico que ha permitido, a diferencia de otros tiempos, autenticar el trabajo en línea como original y de esta manera hacer que el valor de una obra se incremente a niveles inimaginables. Un ejemplo de este incremento en el valor de las obras digitales es lo que consiguió, recientemente, la casa de subastas Christie´s al vender la obra de arte del artista Mike Winkelman, mejor conocido como Beeple, en US $69 millones. Considerada la primera obra de arte bajo NFT vendida por una casa de subastas prestigiada y que estableció un nuevo récord en el arte digital.

No te pierdas:

Don't have an account?

Register

X