fbpx
We’ re On Instagram:
Image Alt

Volupt Art

Una taza de tradición: el origen del café de olla

El café es una de las bebidas favoritas en el mundo. Existen todo tipo de bebidas tradicionales hechas a base de este delicioso grano, desde un espresso hasta un fuerte café turco.

Foto de samer daboul de Pexels
Café Turco. Foto de samer daboul de Pexels

En México el café es una de las bebidas más importantes económicas y culturalmente hablando. Nuestro país es el quinto productor de café a nivel mundial y es el primer lugar en producción de café orgánico.

¿Cómo llegó el café a México?

Según algunos historiadores el café llegó a nuestro país en el siglo XVIII con las embarcaciones provenientes de las Antillas, las cuales arribaron al puerto de Veracruz. Otras versiones cuentan que en realidad, las embarcaciones que trajeron el café a nuestro país eran provenientes de Cuba.

Granos de café. Imagen de Gideon Putra en Pixabay
Granos de café. Imagen de Gideon Putra en Pixabay

La llegada de este nuevo producto agrícola llamó la atención de muchos campesinos y pronto comenzaron a sembrar cultivos experimentales. Se dice que, los primeros cultivos de café se dieron en Morelos y Michoacán, pero en donde tuvo más éxito fue en los estado de Chiapas y Oaxaca.

Con el tiempo, la producción de café se volvió muy popular en el país, pues era un grano que se adaptó muy fácilmente al suelo y al clima. Además, se podía almacenarse durante largos periodos de tiempo antes de ser transportada para su comercio a ciudades y puerto.

La historia del café de olla

Aunque el cultivo de café se popularizó en el país, no todas las personas disfrutaban de esta bebida. Esto se debe a que el chocolate estaba sumamente arraigado en las costumbres de consumo de los mexicanos y fue difícil que otra bebida lo sustituyera. Con el paso del tiempo, la gente comenzó a tomarle gusto al café y así surgieron las grandes cafeterías.

La historia del café de olla se remonta a unos años más tarde de su llegada, durante la época de la revolución. Se dice que las adelitas preparaban una infusión de café molido con canela, clavo y piloncillo. Esta bebida era preparada en ollas de barro, las cuales le daban un toque de sabor terroso. De ahí el nombre: café de olla, y tradicionalmente se sirve en unos jarritos del mismo material.

En la actualidad el café de olla es una de las bebidas favoritas en el país. En muchas regiones de México han agregado otros elementos a esta deliciosa bebida, por ejemplo, pimienta, anís o cáscaras de naranja.

Prepara un tradicional café de olla

Ingredientes

  • 6 -7 cucharadas de café molido
  • 1 o 2 rajas de canela
  • 1 clavo de olor
  • Piloncillo al gusto
Imagen de Ирина Мищенко en Pixabay
Imagen de Ирина Мищенко en Pixabay

Comienza hirviendo un litro de agua y agrega una ramita de canela y un clavo de olor (también puedes agregar anís o pimienta). Cuando el agua comience a soltar un aroma especiado agrega el piloncillo para que comience a disolverse. Una vez disuelto el piloncillo, apaga el fuego y agrega el café. Deja infusionar entre 3 y 4 minutos, cuela y está listo para disfrutarse.

Don't have an account?

Register

X