fbpx
We’ re On Instagram:
Follow Us:
Image Alt

Volupt Art

El Arte Urbano Mexicano en la mira del mundo

Aunque la ciudad de México es una de las metrópolis más grandes del mundo con más de 20 millones de habitantes, representa un mercado pequeño para el arte.

Si bien en esta Ciudad existe una gran producción de arte, mucha de ella escapa a la mercantilización, ya que se crea en espacios públicos como edificios, paredes o barrios marginados, pues está pensado para la comunidad. A menudo, estas creaciones transforman profundamente los valores morales y culturales compartidos de la sociedad mexicana.

El arte mexicano es a la vez efervescente y caótico, aparece literalmente en todas partes. Los artistas dejan atrás el color gris de la ciudad y lo cambian por magníficas explosiones de color, transformando profundamente la fisonomía de las ciudades del país. 
México cuenta con una gran tradición de pintura mural,  los toltecas y los aztecas ya pintaban frescos para honrar a sus dioses. Más tarde, con la llegada de la Revolución Mexicana  la pintura pública intentó ponerse al servicio de las demandas sociales, este movimiento artístico fue encabezada por Los Tres Grandes de pintura mural: Diego RIVERA, David Alfaro SIQUEIROS y José Clemente OROZCO. 
Las paredes de los edificios oficiales estaban cubiertas de frescos dedicados a la historia del país y las críticas al capitalismo durante las décadas de 1920 y 1930. Una forma de activismo militante servida por un estilo realista de pintura con connotaciones constructivistas significativas. 
Incluso hoy en día, las y los pintores desempeñan un papel social esencial en México, ejerciendo sus habilidades en todas las ciudades y pueblos, no solo pintando frescos políticos o escenas religiosas, sino tocando un amplio espectro de temas y estilos.
By José Clemente Orozco (1883 - 1949) – painter (Mexican)Born in Jalisco.Details of artist on Google Art Project - VgEGY_-SmkRJ1Q at Google Cultural Institute maximum zoom level, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=24351156
Mural de Clemente Orozco. Cortesía de Google art projet, vía wiki commons

El arte como propuesta para la resiliencia social

Actualmente, el gobierno mexicano está colaborando con pintores/as para "regenerar el tejido de la sociedad mexicana". Uno de los proyecto más ambiciosos hasta la fecha es el arcoiris de Pachuca, a unos 100 kilómetros al noroeste de la Ciudad de México (2012-2015). Este proyecto se llevó a cabo en un vecindario pobre sujeto a violencia de pandillas.
 El gobierno asignó 5 millones de pesos y contrató al colectivo Germen Crew para pintar un enorme arcoiris en las fachadas y techos (20,000 m²) de un vecindario de Pachuca. Más de 1,800 habitantes contribuyeron manualmente al proyecto. El mejoramiento del espacio se acompañó de música, teatro y actos circenses, lo cual contribuyó a que la comunidad se involucrara de manera activa en el mural. 
Este proyecto fue parte de una intervención sociocultural que buscaba la creación de comunidad y el fortalecimiento de la identidad en el barrio, después de esta intervención del espacio el nivel de delincuencia del vecindario se redujo drásticamente
Muchas iniciativas de "mejora" social del gobierno mexicano buscan, en gran medida, la "reapropiación de espacios públicos". Sin embargo, no todas las intervenciones comunitarias del espacio cuentan con el apoyo financiero del gobierno. La pintura mural es parte del ADN de los mexicanos que, espontáneamente, usan graffitis más o menos profesionales para pintar sus fachadas. De hecho, el fenómeno se ha vuelto viral y está convirtiendo a muchas ciudades en museos al aire libre. 
Los dibujos "ingenuos" aparecen regularmente junto a los frescos de alta calidad en las ciudades. Hoy en día, la Ciudad de México, Monterrey, Querétaro y Ciudad Juárez son conocidas por la diversidad de sus graffiti y etiquetas. 
Ciudad Juárez es El Paso en la frontera con los Estados Unidos y ha enfrentado terribles olas de violencia entre los cárteles de drogas (2008 a 2012) y un período globalmente sorprendente de feminicidios desde 1993. Esta Ciudad fue considerada la ciudad más peligrosa. en el mundo. Hoy en día, la Ciudad se ha ido recuperando de ese contexto trágico.
Ahora los terrenos baldíos y los barrios abandonadas de esta ciudad se han cubierto de frescos, murales y paredes llenas de color. La ciudad del miedo se ha convertido en la ciudad de la pintura, y la pintura no ha terminado. Ciudad Juárez está incluida en un proyecto para el mural más grande del mundo que adornará el lado mexicano de la pared que separa a México de los Estados Unidos. Aquí nuevamente, miles de personas locales se han movilizado espontáneamente alrededor de un artista, Enrique Chiu, para participar en una resistencia pacífica y poética.
La popularidad del arte callejero mexicano también ha llegado a los coleccionistas. Como en otras partes, en México los mejores muralistas son, naturalmente, los más buscados. El muralista más famoso del país, Diego Rivera, alcanzó una nueva cumbre el año pasado con un resultado de poco menos de 10 millones de dólares (The Rivals, 1931, en Christie en Nueva York, el 9 de mayo de 2018). A ese precio, se convirtió en la obra más cara de un artista mural que se vendió en una subasta. 
Si logra expresarse tanto en lienzos como en la calle, la nueva generación de artistas callejeros también podría surgir en el mercado del arte. Por el momento, pocos de ellos han registrado ventas de subastas oficiales a sus nombres, pero eso podría cambiar pronto para un artista como Flavio Martínez, más conocido como Curiot, que ya tiene exposiciones en galerías internacionales. 
Los pocos artistas jóvenes que emergen gradualmente en el mercado de subastas intentan conectar con las tradiciones de las antiguas culturas mexicanas. Por ejemplo, Smithe quien vende sus dibujos por no menos de $ 500 en Francia y Saner (uno de sus lienzos a más de $ 10,000 en Louis C. Morton en México Ciudad). El mercado nacional valora este "neomexicanismo" que atrae a compradores locales orgullosos de su cultura, así como a los extranjeros atraídos por el estilo "local".
Pero no se debe permitir que esta visión estrecha del mercado oculte los compromisos sociopolíticos de un gran número de jóvenes artistas mexicanos que aún no han encontrado su verdadera "resonancia" en el mercado secundario.
Don't have an account?

Register

X